Esta situación traería “buenas noticias” para los países como España, “fundamentalmente importadores”.