2020 fue un año difícil para las refinerías del mundo, ya que la pandemia de coronavirus redujo la utilización de las refinerías y la restricción de suministro de la OPEP + redujo los diferenciales de precios del crudo. A pesar de esto, las refinerías integradas y las plantas petroquímicas superaron significativamente a sus pares que solo utilizan combustibles, según Wood Mackenzie.