El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, defendió la introducción de nuevas plantas de energía renovable en España aunque “con cabeza”, es decir, “con el proyecto más competitivo y el menor coste para el consumidor eléctrico” así como el mayor “efecto arrastre” sobre la economía. Por su parte, Carbunión critica que la propuesta de Industria sobre el carbón no satisface al sector.