La Proposición de Ley de Autoconsumo que ayer presentaron esos partidos en el Congreso reconoce a los ciudadanos y ciudadanas de España “el derecho a autoconsumir energía eléctrica sin ningún tipo de cargo” (o sea, que dice no al impuesto al sol). Y dice no porque considera “que la energía autoconsumida instantáneamente (o almacenada en baterías y autoconsumida con posterioridad) no debe contribuir adicionalmente a sufragar los costes del sistema eléctrico, ya que en ningún momento se hace uso de la red eléctrica”. En la misma línea, esa Proposición recoge explícitamente la supresión del Registro Administrativo de Autoconsumo, “cuya razón de ser era la necesidad de control de la energía autoconsumida y que supondría ahora una carga administrativa