El Gobierno español se ha comprometido ante la Comisión Europea a realizar cambios de calado en la ley eléctrica para evitar que sus diferencias sobre la aplicación del tercer paquete energético comunitario acaben en el Tribunal de Justicia de la Unión. El Ejecutivo de Mariano Rajoy está dispuesto a devolver competencias al regulador sobre la fijación de los peajes eléctricos (lo que puede tener una incidencia, indirecta y a medio plazo, en el precio de la luz) y a eliminar con condiciones los monopolios de Red Eléctrica Española (REE) y Enagás, de acuerdo con una carta remitida por el Ministerio de Energía a la Comisión Europea en diciembre, y a la que ha tenido acceso este diario.