En un voto particular, tres magistrados consideran «insuficientes» los argumentos respecto al principio de confianza legítima.